La Vendimia

Cuando los polifenoles, los azúcares y la temperatura nos lo marcan llega la hora de vendimiar.

Tempranillo, Merlot y Cabernet Sauvignon van bajando por este orden a la Bodega en cajas de un máximo de 20 kilos, para evitar estrujamiento y por tanto pérdidas de aromas.
Las uvas llegan frías a la mesa de selección, de donde pasan al depósito que tienen asignado. Depósitos pequeños y refrigerados para conseguir que la fermentación se desarrolle de forma homogénea y a la temperatura adecuada en todo el mosto.


Una vez que las levaduras autóctonas han dado cuenta de los azúcares, prolongamos la maceración para que los hollejos cedan todos sus componentes solubles antes de descubar.
Finalmente la fermentación maloláctica tendrá lugar en barrica, en depósito, o en ambos; según el año.